Home / Taxi Misión Transporte / Favor Ayuda urgente

Favor Ayuda urgente

Buenas tardes Sr. Presidente De La República Bolivariana De Venezuela Nicolás Maduro Moros y a todo su gabinete, mi caso es el siguiente: Nací en un hogar normal hasta los 6 años en una vivienda multifamiliar, al mudarnos al hogar constituido (papa, mama, hermano mayor y yo) comenzaron los problemas, de violencia entre mis padres, etc. se divorciaron y a partir de allí fue la peor relación de padres donde nos utilizaron como peones de ajedrez, quedando bajo el cuidado materno y abandonando la relación paterna producto de manipulaciones del lado materno y también el mal comportamiento de mi padre en reacción a la separación. Mi hermano mayor y yo salimos adelante, no nos convertimos en hombres prósperos pero si honrados, somos de la Urbanización “Simón Bolívar” (Ciudad Tablitas) en Catia, al oeste de la capital venezolana. Me casé he hice un hogar con una mujer un año menor que yo, contemporánea, abogado y yo con el paso del tiempo entre aciertos y desaciertos me hice Optometrista. En el 2007 mi madre es diagnosticada con cáncer de mamas venciéndolo y recibiendo Alta plena en el 2010. Formé el hogar junto a mi esposa en la casa de su abuela en Maracay que posteriormente falleció quedando nosotros ahí aparentemente sin objeción de su familia, dos hijos hermosos, uno nació en el 2005 y el otro en el 2010. En el 2013 me roban mi vehículo, un neón del año 98 con el que me desempeñaba como taxista porque la optometría siempre ha sido mal pagada) y a partir de allí comencé a desarrollar depresión sin darme cuenta. En el 2014 en un accidente doméstico fallece mi primer hijo, sano, 9 años, bello en un accidente doméstico de la manera más inverosímil. Me molesté tanto pero tanto con DIOS que lo maldije y manifesté cosas muy fuertes en su contra (veo a DIOS como esa sintonía o equilibrio energético que rige la vida, oro y medito mucho y creo en cristo de alguna manera también no tan religioso) Ahí es cuando la psiquiatra determina que venía deprimido desde el robo del carro. La pérdida de mi pequeño causó gran depresión en mi madre, a la cual se le reprodujo el cáncer 3 años después. Por mi parte duré 9 meses en tratamiento con fármacos (rivotril, atrimon y lexapro) y terapia, me costó un año exacto en reincorporarme a la vida laboral nuevamente, lo que hice durante ese periodo fue criar a mi hijo menor (ahora único hijo) que para el momento de la tragedia tenía 3 años y era el momento de su escolarización (kindergarten).

Me reincorporé a la optometría en una óptica y solo pude trabajar unos pocos meses debido a que no podía mantener la rutina y no quería dejar solo a mi hijo que estaba al cuidado de una persona contratada para eso, en medio de la situación donde tampoco había dinero para pagarle a alguna niñera desarrollé formas alternativas de hacer dinero, vendiendo artículos musicales y ópticos a través de una página famosa y al mismo tiempo me ocupaba del hogar porque mi esposa no quiso quedarse, imagino que fue su escape, me tocó lidiar con el luto de mi pequeño que cada pregunta y reflexión acerca de la vida y DIOS era más dura que la otra, me dejaba sorprendido. Aunque monetariamente me iba mejor y tenía el suficiente tiempo de cuidar a mi hijo la relación se fue resquebrajando hasta el punto que llegamos a la violencia tanto verbal como física y en agosto del 2018 firmamos el divorcio. y en Septiembre del mismo año operaban a mi madre que gracias a DIOS salió muy bien. Previamente venia conversando con una fundación en República Dominicana los cuales me ofrecieron un buen salario + hospedaje y comidas, con mucha fe hice todo lo pertinente, asumí una deuda de 600 dólares e hice el viaje en noviembre del año pasado. Al llegar allá con una cara bastante dura y sin ningún tipo de preocupación o remordimiento el presidente de la fundación me dice… “El programa para el que iba a ser contratado fue suspendido, le estaré llamando”… sin siquiera una entrevista o una prueba práctica para mostrar mis capacidades. Como tenía poco dinero solo pude mantenerme allá 20 días (mi pasaje tenia fecha de retorno en 20 días) e hice un esfuerzo grande en buscar empleo, recorrí todos los sitios porque no quería regresar debido a la situación actual pero en vano y por ende llegué mucho más deprimido y endeudado. Comenzando el mes de diciembre 2018 mi hermano mayor (solo dos años mayor que yo) al verme en esta situación se angustió muchísimo, angustia que le que le generó depresión y un infarto fulminante, murió el 14 de diciembre con 42 años, un estilo de vida sano, entrenador físico y personal en un gimnasio y gran persona…mi complemento, ese aliado con el que ibas a contar a pesar de todo, con el que viví las experiencias más fuertes (como hijos del divorcio) pero juntos.

Durante mi permanencia en R. Dominicana el 18 de enero se comunican conmigo de una óptica muy reconocida, busco de inmediato quien me prestara el dinero para el pasaje y el 21 de enero caigo en cama con hepatitis “A” sin poder viajar.

Solo sé que quiero morir, 40 años, en banca rota, endeudado, viviendo en la sala de la casa de mi madre y mi tía (casa heredara de mis abuelos) donde vivimos 7 personas, divorciado y sin que nadie me pueda ayudar, por favor alguien que me ayude Presidente, siempre en pie de lucha, 100% Chavizta/Madurista, todo absolutamente comprobable, denuncias del robo de mi vehículo, actas de defunción, exámenes de mi madre (que posterior a la muerte de mi hermano ha caído en una gran depresión y rogando que no se vuelva a enfermar) de su cáncer y todas sus operaciones…todo 100% verifica-ble y comprobable. Sr Presidente esto lo escribí como desahogo, como un último mensaje en una botella, le solicito un vehiculo para trabajar como taxista y aportar a mi comunidad y a la gente valiosa y caida un apoyo a la hora de contingencias con el transporte o la ayuda que uds consideren…no se mas que hacer…sin más se despide…

Ricardo José Briceño Carpio, V-13.642.452

04267864149 (teléfono prestado)

Deja tu opinión

comments

Check Also

Ing Mecanico

Señor presidente quiero trabajar en el SEBIN para servirle a la Patria, ahora me encuentro ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.